Café Bahareque® Premium, hace parte de la familia de los cafés especiales del norte del Valle, producido gracias al trabajo de 2.200 familias asociadas en 12 municipios del departamento, donde su gente viene apostándole a una caficultura diferente, más humana, sostenible y de mejor calidad.

Bahareque® se produce bajo un modelo justo y colaborativo en el que los caficultores reciben una compensación mayor que en el mercado tradicional por contar con características destacadas y diferenciadas en cada microlote de café.

Cada grano de Bahareque® es seleccionado de forma manual, almacenado en condiciones de humedad y temperatura controlada y posteriormente trillado, tostado y empacado de manera individual, en un trabajo cuidadoso que asegura la trazabilidad del proceso desde la siembra hasta su transformación final para la conservación de sus características excepcionales.

Desde Cafenorte trabajamos por un modelo asociativo innovador, cuyo eje central es el caficultor y una mejor calidad de vida a través de la generación de valor agregado a su producto, es por ello que hemos diseñado y puesto en marcha herramientas únicas en el país al servicio de la caficultura como El Centro de Catación y Calidad del Café, primer laboratorio de catación certificado por la Specialty Coffee Association - SCA en Colombia,

la Escuela de Barismo Cafenorte, cuyo propósito es exaltar todo el trabajo detrás de cada taza y vincular a jóvenes hijos de caficultores al proceso de transformación del café, el Centro de Trilla y Tostión de Microlotes, que permite a los productores asociados procesar su café especial y dejarlo listo para su comercialización y consumo y El Laboratorio de Suelos y Foliares, único laboratorio de este tipo en la región, cuyo análisis permite hacer más eficientes los planes de fertilización, minimizando el impacto ambiental, los costos de los insumos y aumentando productividad del sector agrícola del Norte del Valle del Cauca y Eje Cafetero.

Estamos convencidos que solo desde un modelo cooperativo cuyos estándares salgan de la comercialización tradicional del café y se genere valor agregado al producto del caficultor, mediante el aumento de la calidad, la productividad y la competitividad, podemos alcanzar una caficultura más humana y sostenible.

Café Bahareque® Premium, hace parte de la familia de los cafés especiales del norte del Valle, producido gracias al trabajo de 2.200 familias asociadas en 12 municipios del departamento, donde su gente viene apostándole a una caficultura diferente, más humana, sostenible y de mejor calidad.

Bahareque® se produce bajo un modelo justo y colaborativo en el que los caficultores reciben una compensación mayor que en el mercado tradicional por contar con características destacadas y diferenciadas en cada microlote de café.

Cada grano de Bahareque® es seleccionado de forma manual, almacenado en condiciones de humedad y temperatura controlada y posteriormente trillado, tostado y empacado de manera individual, en un trabajo cuidadoso que asegura la trazabilidad del proceso desde la siembra hasta su transformación final para la conservación de sus características excepcionales.

Desde Cafenorte trabajamos por un modelo asociativo innovador, cuyo eje central es el caficultor y una mejor calidad de vida a través de la generación de valor agregado a su producto, es por ello que hemos diseñado y puesto en marcha herramientas únicas en el país al servicio de la caficultura como El Centro de Catación y Calidad del Café, primer laboratorio de catación certificado por la Specialty Coffee Association - SCA en Colombia,

la Escuela de Barismo Cafenorte, cuyo propósito es exaltar todo el trabajo detrás de cada taza y vincular a jóvenes hijos de caficultores al proceso de transformación del café, el Centro de Trilla y Tostión de Microlotes, que permite a los productores asociados procesar su café especial y dejarlo listo para su comercialización y consumo y El Laboratorio de Suelos y Foliares, único laboratorio de este tipo en la región, cuyo análisis permite hacer más eficientes los planes de fertilización, minimizando el impacto ambiental, los costos de los insumos y aumentando productividad del sector agrícola del Norte del Valle del Cauca y Eje Cafetero.

Estamos convencidos que solo desde un modelo cooperativo cuyos estándares salgan de la comercialización tradicional del café y se genere valor agregado al producto del caficultor, mediante el aumento de la calidad, la productividad y la competitividad, podemos alcanzar una caficultura más humana y sostenible.